Entrevista a Allen Frances

Allen Frances fue el jefe del grupo de trabajo del DSM-IV y participó en el equipo directivo del DSM-III. Sin embargo, desde la elaboración del manual DSM-5 y su final publicación en Mayo de 2013, ha liderado una campaña contra la psiquiatrización de la vida en forma de aparición de “nuevos trastornos” y umbrales más bajos para los ya existentes. Allen Frances critica la inflación diagnóstica y alerta sobre las etiquetas de moda que ya se han extendido como el trastorno bipolar, el autismo o el trastorno por déficit de atención e hiperactividad y las que han aparecido con el nuevo manual.

Vídeo grabado por la Asociación Madrileña de Salud Mental (AMSM). Fuente: http://amsm.es/2014/09/23/entrevista-al-psiquiatra-allen-frances/

Una breve búsqueda por la Red os facilitará otras muchas entrevistas en diferentes medios generalistas, incluyendo los principales periódicos nacionales y algún programa de radio, sin embargo, además de no querer enlazarles desde esta web, preferimos con mucho las preguntas realizadas por los miembros de la AMSM.

Xixón Voices

Os dejamos con una ponencia que tuvo lugar el pasado viernes 19 de septiembre (2014) en Madrid, dentro de una jornada donde se abordaron filosofías y estrategias de afrontamiento de las alucinaciones auditivas desde una perspectiva ajena al modelo psiquiátrico convencional y que apuesta por el apoyo mutuo.

En este audio, la ponente (Patricia Rey, persona diagnosticada y activista) cuenta su experiencia con Xixón Voice, el primer grupo español en adscribirse a Hearing Voices Network. Habla de su experiencia, de la forma de organizarse que tiene el grupo, de sus retos y motivaciones… en definitiva, de cómo se han conformado como una pequeña gran resistencia en mitad de la hostilidad propiciada por la manera en la que esta sociedad gestiona la salud mental.

Podéis usar también este enlace para descargar directamente el archivo.

Reseña de “Bipolar, memorias de un estado de ánimo”, de Terri Cheney

bipolar-memorias-un-estado-animo_primera-vocalEsta va a ser una reseña corta. Y contundente.

Este libro es malo. Y lo es desde cualquier lugar que se le mire. Por un lado contiene páginas enteras de clichés y un exhibicionismo empapado de mal gusto. Por otro lado simplemente está mal escrito. Planteado como un puñado de recuerdos que reflejan distintos y relevantes estadios de la “enfermedad” de la autora, esta se dedica a ofrecer al lector pasajes desgajados con un estilo cercano al del diario. No cabe duda de que esta mujer lo ha pasado mal y de que en los cursos de escritura creativa a los que ha acudido regularmente (tal y como indica en varias ocasiones) ha adquirido algunas herramientas que le permiten expresarlo con cierta soltura. En momentos muy específicos del libro hay metáforas y descripciones que realmente aproximan al lector el dolor psíquico y su esquiva naturaleza, pero quitando esos breves retazos, el resto de la obra solo ha conseguido despertar la indignación de quien escribe estas líneas.

Las personas que estamos diagnosticadas con algún tipo de enfermedad mental no necesitamos libros como este. Necesitamos relatos que ayuden a construir conocimientos colectivos, vivencias que estimulen nuestra lucha por alcanzar cada vez mayores cotas de salud y autonomía, historias que sean nuestras, y que por tanto cumplan una labor absolutamente desestigmatizadora.