Sobre la necesidad de crear nuevas e individualizadas estrategias para afrontar el hecho de oír voces

Dentro de los materiales sobre la escucha de voces, unos de los más populares son aquellos que recogen estrategias concretas para poner en juego cuando se están oyendo voces dentro de la cabeza. Aquí puedes encontrar la más clásica de las listas realizadas, una aportación del grupo de Hearing Voices de Manchester [en inglés hay más textos al respecto, como por ejemplo estos: 1, 2 y 3]

Estas recopilaciones se suelen hacer básicamente de dos maneras: la primera, y más habitual, es la simple puesta en común entre personas afectadas de manera directa por la experiencia, la segunda tiene más que ver con la elaboración de textos académicos donde se cita bibliografía y se recoge de una manera indirecta las ideas propuestas por las personas que oímos voces. En cualquier caso, lo importante es recoger ideas y compartirlas, teniendo siempre en cuenta que lo que le sirve a una persona no tiene por qué servirle a otras, y que la riqueza que supone el mero hecho de compartir facilita la búsqueda de cada cual y aporta pistas para poder indagar maneras de manejar una experiencia que en ocasiones puede llegar a ser realmente extrema.

Si se consultan las listas elaboradas por grupos y organizaciones de distintas partes del mundo, podrá comprobarse que se llegan a incluir incluso estrategias que son contradictorias entre sí. Por ejemplo, hay gente que logra reducir la intensidad de sus voces gracias a practicar sexo, mientras que otras personas no tienen el más mínimo interés por él cuando escuchan voces. En otras ocasiones sí que parece existir cierto consenso en algunas estrategias (autocuidado en general, reducción del estrés, escuchar música, uso puntual de psicofármacos, etc.), pero nunca va a haber nada que pueda considerarse una “receta mágica”.

Este texto es una llamada a pensar y compartir recursos, en parte por el hecho objetivo e incuestionable de que nuestros contextos van cambiando y hay nuevas situaciones en las que pueden emerger voces descalificadoras u angustiantes, y en parte también porque se abren nuevas posibilidades que hace unos pocos años no podíamos pensar. Sin duda, lo que viene a nuestra cabeza al reflexionar y escribir sobre estas cuestiones es el hiperdesarrollo tecnológico en el que estamos inmersos. Sin ir más lejos, las redes sociales no son únicamente un espacio relacional donde conocer nuevas personas y acceder a conocimientos que nos interesan, también son un contexto donde pueden producirse agresiones, donde puede uno estresarse (pensemos en la saturación de información o la cantidad de interrelaciones que se pueden alcanzar) o del que podemos depender más de la cuenta (enganche tecnológico puro y duro). Habría que pensar nuestra salud mental en estos espacios, y en concreto el tema de la escucha de voces (quizás los pensamientos llamados paranoicos sean un buen lugar por el que comenzar). Por otro lado, nuestra relación / conexión con dispositivos puede dar pie a la puesta en juego de nuevos recursos para afrontar situaciones en las que las voces de nuestra cabeza nos desbordan. Queremos compartir una nueva que hemos conocido, así como animar a todas las lectoras de Primera Vocal a que nos escriban si es que han desarrollado estrategias que no salen en las listas que mencionábamos al principio de este texto. Ahí va:

“El modelo de diagnóstico actual crea, en lugar de curar, la discapacidad. Tenemos que hacerlo mejor que eso”; entrevista a Lucy Johnstone

Hace algún tiempo publicamos una entrada con la traducción al castellano del Marco Poder, Amenaza y Significado. Nos pareció un material interesante que además evidenciaba un cambio notable en la manera de pensar de algunos profesionales. El diagnóstico en salud mental debe ponerse en duda por varias razones, pero sobre todo por su escasa o nula capacidad a la hora de contribuir a la recuperación de las personas que sufren psíquicamente.

En la presente entrada seguimos ofreciendo información sobre dicho marco con una entrevista realizada a Lucy Johnstone (una de sus autoras principales) que fue publicada por Infocop.

A nivel mundial se está viviendo actualmente una crisis en torno a los sistemas de clasificación diagnóstica de los trastornos mentales y el modelo biologicista aplicado a estos problemas de salud mental. ¿Cuál es su opinión respecto a este debate y qué repercusión está teniendo en su país?

Tiene razón: estamos viviendo una crisis de los sistemas de clasificación, tal como se entienden  en los manuales como DSM y CIE, e incluso los psiquiatras más importantes que los redactan admiten que las categorías no son científicas. Se están invirtiendo millones de dólares para tratar de desarrollar versiones de diagnóstico más fundamentadas en la evidencia, pero mientras tanto lo que tenemos resulta completamente insatisfactorio. Los psicólogos clínicos en el Reino Unido han tenido una reacción mixta. Muchos siguen apoyando el diagnóstico y han desarrollado su formación en el tratamiento para los “trastornos de ansiedad”, el “trastorno bipolar”, etc. Pero la División de Psicología Clínica, que es una subdivisión de la Sociedad Británica de Psicología, emitió una declaración formal en 2013 en la que se pedía el fin del modelo de diagnóstico del sufrimiento emocional. Por lo que yo sé, esta es la primera vez que una organización profesional toma una posición así. Cada vez más psicólogos en el Reino Unido están cambiando hacia esta forma de pensar. Los psicólogos clínicos del Reino Unido también han estado a la vanguardia del desarrollo de intervenciones que no se basan en el diagnóstico. En lo que se refiere a la psicología en general, los modelos de clasificación diagnóstica todavía se incluyen en casi todos los exámenes académicos y forman parte del currículo de los títulos universitarios, sin mucho interés en fomentar una visión crítica hacia ellos.

Diálogo Abierto para revertir la cronificación; conferencia de Jaakko Seikkula

Esta conferencia tuvo lugar en Barcelona el 20 de octubre de 2018 en el marco de las I Jornadas Internacionales de Nueva Psiquiatría, asociación con la que no tenemos y no queremos tener nada que ver (aquí reproducimos en su momento un texto de una compañera reflexionando sobre la misma). Eso no quita para que la ponencia de Jaakko Seikkula tenga interés y utilidad. Si queréis seguir aprendiendo sobre Diálogo abierto, os animamos a buscar en nuestra web, porque hay varias publicaciones al respecto.

Uso de cookies

primeravocal.org utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
tq.push([ 'view', {v:'ext',j:'1:7.2.1',blog:'58143213',post:'0',tz:'1',srv:'primeravocal.org'} ]); _stq.push([ 'clickTrackerInit', '58143213', '0' ]);